Etiqueta: Coworking en Medios

Coworking: trabajo sin hora, cerveza incluida

Nota publicada en Milenio Diario Monterrey el 28 de Enero de 2017

Coworking: trabajo sin hora, cerveza incluida

No tengo nada qué hacer en este lugar. Al principio me siento desubicado, un tanto extraño. Llegué al establecimiento, ubicado en el primer cuadro de Monterrey, sin saber qué encontraría.

Me recibe Iván, uno de los cofundadores, y su pequeño perro Chihuahua: la confirmación de lo que había visto cuando hice el primer sondeo, el negocio es de los llamados pet friendly.

De inmediato me invita a conocer las distintas áreas y me sorprendo, no es ni de cerca lo que esperaba.

Figuras de acción adornan los escritorios, muebles y computadoras en cada uno de los espacios compartidos, murales de distintos artistas enmarcan las paredes de los cuartos, una exquisita rareza urbana.

El primer grupo que me encuentro, tres jóvenes que rentan uno de los espacios de Coworking Monterrey, realiza una sesión de fotos. Supongo que son músicos. Más tarde lo confirmo al escuchar una melodía de jazz que proviene de ese cuarto y que encajaba perfecto con el ambiente del lugar.

Como ellos existen muchas personas, emprendedores que buscan un espacio en el que puedan desarrollar sus proyectos, y donde se encuentran con gente que, si bien no comparte sus intereses, renta un lugar para trabajar que nada tiene que ver con las oficinas convencionales.

En contraste con el Nuevo León corporativo, no hay horarios, códigos de vestimenta, mucho menos uniformes; no hay jefes, sólo gente dispuesta a desarrollar sus proyectos y que colaboran entre sí.

Iván Guerrero y Luis Rojas son las personas detrás de Coworking Monterrey, desde el 13 de abril de 2012, próximos a cumplir cinco años.

Al continuar el recorrido, Iván me cuenta acerca de los talleres que realizan. El establecimiento comparte espacio con un Café, hacen talleres de todo tipo: redacción, diseño web, Excel, Photoshop, cosméticos artesanales, incluso para entrenamiento de perros.

Al salir a la terraza da la impresión de ser un buen lugar para sentarse y leer un libro. Iván me cuenta que ha ido gente a rentar el espacio para todo, incluyendo simplemente leer.

Extrañamente me alegro. Me dice que una vez una persona fue algún tiempo para escribir su tesis, porque en su casa no se concentraba. Me alegro de nuevo.

Más tarde conozco a un grupo de cuatro personas, dos hombres y dos mujeres, que tienen una agencia de publicidad: posicionan marcas, crean estrategias comerciales, entre otras cosas.

Me permiten estar un tiempo con ellos y me platican sus “razones”. En los cuatro puedo percibir una especie de orgullo, combinado con alivio, de ya no trabajar en una empresa “godínez”, como las llamó uno de ellos.

Ocupan uno de los cuartos privados que hay en Coworking Monterrey y lo decoran a su completo gusto: desde figuras de Dragon Ball y Star Wars hasta la biografía de Steve Jobs y una pecera pequeña donde nada tranquilamente un pez.

No tienen horarios establecidos, no hay reglas, cumplen con sus responsabilidades y aprovechan su tiempo, su productividad y sus habilidades de la mejor manera posible.

Por lo que he visto, la filosofía del coworking se alimenta del confort, la colaboración, y sobre todo, la ausencia de limitaciones creativas.

Después de una muy interesante plática y de llegar a conocerlos un poco, el hambre llega. Menciono el tema y para mi sorpresa, me invitan a comer con ellos.

Otra ventaja: comen cuando quieren. Paso a la cocina y conozco lo que llaman “tiendita de la honestidad”. Hay papitas, refrescos y cerveza. Nueva ventaja: ¡cerveza en el trabajo! No hay quién te atienda y comprendo el nombre, uno deja el dinero que corresponde a cada artículo que consuma, los dueños confían.

Después de comer con ellos (sesión de “Charades” en el celular incluida), llega la hora de irme: yo sí tengo un trabajo de los que ellos se han “liberado”. Me asalta una sensación de melancolía, quisiera tener un motivo para quedarme ahí, pero la verdad es cruda: no tengo nada qué hacer en este lugar.

coworking-milenio-2017-01-28

Tres años de crear comunidad

Artículo de 11 abril 2015 en El Norte

el-norte-coworking-monterrey-3-anos

Guillermo Gutiérrez

Monterrey, México (11 abril 2015).- El viernes 13 es usualmente una fecha indeseada por relacionarse con la mala suerte, pero esto no fue así para Iván Guerrero y Luis Rojas, quienes cofundaron el Coworking Monterrey en esa fecha en 2012, y este sábado están celebrando de manera adelantada su tercer aniversario.

Ubicado en el Barrio de la Luz en el Centro de Monterrey, Coworking Monterrey cuenta con distintos espacios para trabajar, ya sea de manera individual o en grupos. También ofrece áreas especiales para cursos y eventos que se realizan periódicamente, como desarrollo de apps móviles, programación web e ilustración digital.

Coworking Monterrey se encuentra en el Espacio 735, nombre que se le da a toda la propiedad y que es compartido por otros colectivos ciudadanos como 64000 Mty y Casa Bicicletera. También es hogar de la comunidad entusiasta de hardware Hackerspace Monterrey, así como del espacio de proyección de películas Cinema Terraza.

El espacio es reconocible por las múltiples intervenciones de artistas urbanos como Netoplasma, BlastO, Beo Hacke y Las Tres Calaveras. Este último realizará un nuevo trabajo en una de las paredes del cowork durante la fiesta de aniversario la noche de este sábado.

Algunos de los proyectos que han utilizado el espacio para lanzar sus proyectos al mercado son Rescate IT, Why, Aruma Studio, FVGA y Rodma Studio.

Dirección:

Isaac Garza #735 Oriente
Barrio La Luz, Centro
Monterrey, NL 64000
Coworkingmty.com

Velocidad de conexión:
200Mbps compartidos

Costos:
– 60 pesos cuota diaria para estudiantes y ciclistas
– 80 pesos cuota normal diaria
– 350 pesos cuota semanal
– 1,200 pesos cuota mensual

Extras:
Salas de juntas y capacitación, café y té gratis, llamadas nacionales e internacionales sin costo (para miembros mensuales), terraza para fumadores, área de cocina y comedor, patio para eventos.

Horarios:
Lunes a viernes de 9:00 a 21:00 horas.
Sábados de 9:00 a 18: horas
Domingos abierto solamente para eventos y talleres.

Lo mejor:
La comunidad de emprendimiento puede realizar sus reuniones o meetups sin costo. Además el lugar es “pet friendly”, por lo que puedes llevar contigo a tu mascota.

No te pierdas de:
Sus cursos y talleres de desarrollo de apps, programación web, diseño digital, serigrafía e ilustración. También hay ciclos de cine y bazares con productos de artistas locales.

Ver artículo

Espacios culturales en el barrio La Luz

En septiembre de 2014 en el periódico Milenio se menciona a Coworking Monterrey en un articulo de de 2 planas sobre el Barrio La Luz en el centro de de la ciudad.

Puedes ver la nota completa en la página de Milenio

los espacios culturales iluminan al barrio la luz coworking monterrey

A través de diversas disciplinas, los ahora inquilinos del antiguo barrio, como Graficante, el taller de El Perro NegroBacalao, OlarteCoworking, por mencionar algunos, lo han elegido entre otras cosas porque ofrece tranquilidad para la creación, a diferencia de asentamientos similares del primer cuadro de la ciudad de Monterrey.

¿Nuevo corredor cultural?

La idea se gesta desde que se instalaron espacios como el Coworking, el taller de Bacalao o el mismo Graficante. Incluso se habló de crear una especie de agenda cultural del barrio, pues prácticamente todos los días hay talleres o actividades culturales que difundir.

 

Coworking Monterrey en el barrio la luz

Somos más que un espacio de coworking, de trabajo, somos parte de una comunidad que quiere reactivar el centro y el Barrio La Luz. Por allá de 2012 teníamos un gran sueño, fuimos los primeros en llegar y hoy en día existen más de 10 espacios e iniciativas que están en nuestro barrio, fomentando cultura, aprendizaje, convivencia, arte, vida saludable, etc.

Gracias a todos los que nos han seguido, vamos por más.

Dos años de ser independientes, Coworking Monterrey en El Horizonte

Publicación del 13 de abril de 2014, en el periódico El Horizonte de circulación local.

Coworking Monterrey El Horizonte

Los espacios tecnológicos para los freelancers tuvieron ayer la Feria del Diseño Independiente

Por: Judith González

El Horizonte – Cada vez más los artistas locales tienden a ser emprendedores de sus propias ideas ante la falta de lugares y apoyos, por lo cual han surgido espacios tecnológicos en todo el mundo denominados Coworking donde pueden crear, diseñar, atender y vender sus obras artísticas aquí en Monterrey.

“Es un espacio físico que implementamos para la gente que no tiene oficina o que va a emprender un negocio puede venir aquí a trabajar, en lugar de rentar un oficina que te cuesta pagar servicios aquí todo te lo ofrecemos”, explicó Iván Guerrero, cofundador del lugar.

Hoy se cumplen dos años desde que inició este proyecto con el propósito de ayudar a todos aquellos jóvenes que buscan salir adelante por medio de conocimiento y habilidades sin tener que gastar grandes cantidades de dinero, además de estar rodeados de cultura como el Ámbar Galería – Cinema – Café y el Pueblo Bicicletero, por lo que ayer decidieron celebrar con muchas actividades.

“Tenemos la Feria del Diseño, son chicos que se reúnen para vender sus productos, también tenemos charlas para los freelance, después habrá talleres de diseño en general, y pues todo con lo que celebramos nuestro segundo aniversario”, destacó.

Así como existen en otros países como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Australia, Argentina, entre otros; el coworking se ha propagado como una forma alternativa donde el trabajo cooperativo fomenta las relaciones entre profesionales de diferentes sectores que pueden desembocar en relaciones cliente y el proveedor.

“El arte y la cultura está en nuestras paredes, han sido pintados por artistas locales que les damos la oportunidad de expresarse a través de lo que hacen; los jueves organizamos un cine club en el patio, de repente hacemos el tianguis del truque en el que se puede intercambiar cosas que ya no le das uso”, añadió Guerrero.

[button large url=”http://elhorizonte.mx/a/noticia/477505/dos_anos_de_ser_independientes”] Ver nota completa [/button]

Mención de Coworking Monterrey en CNN Expansión

En su artículo se menciona nuestro espacio de Coworking en el sitio de CNN Expansión quienes nos entrevistaron hace algunos días.

Artículo 6 Opciones de oficinas compartidas - Coworking Monterrey

Se mencionan varios espacios a nivel nacional, entre los cuales destacan nuestros amigos de El 3er Espacio con quienes tenemos el programa de #CoworkingVisaMX

Lugar: Monterrey, Nuevo León

Cómo funciona: Es una casa de dos plantas con tres áreas comunes de trabajo, sala de juntas, terraza, estacionamiento y cocina. Adicionalmente, tiene acuerdos de coworking para que trabajes gratis tres días si viajas al DF, Guadalajara, Hermosillo o Torreón.

Costo: 70 pesos diarios.

Perfil: 10 profesionistas fijos, entre diseñadores gráficos y web, además de programadores y desarrolladores de internet.

Puedes ver la publicación en el sitio de CNN Expansión

Co-working en Latinoamérica: La tercera alternativa

Publicado por Discovery Noticias el 17 de Septiembre de 2013

Link Original: http://noticias.tudiscovery.com/el-co-working-en-latinoamrica-la-tercera-alternativa-de-trabajo/

Publicado en Facebook

https://www.facebook.com/tudiscovery/photos/a.332029735930.197856.192184410930/10152557286160931

Coworking en Latinoamérica - Discovery Noticias

Co-working en Latinoamérica: La tercera alternativa

Imagina que trabajas como empleado en una institución, organismo u oficina. Debes cumplir con un régimen horario, una serie de normas y una estructura impuesta con sutileza (o rigor) por el lugar en el que te desempeñas. Tienes todo para trabajar: tu espacio, tus elementos, tu grupo. Pero todo esto, al mismo tiempo, representa un modelo de trabajo rígido que puede atarte varias horas a este lugar y limitar tu capacidad creativa.

Ahora, imagina que eres un trabajador independiente, que eres uno de esos que se ufana de su carácter freelancer. Te la pasas en tu casa, ordenas los tiempos a tu manera y eliges cuándo tienes que trabajar. Sí, sabes que hay una fecha de entrega para tus pedidos, pero no hay nadie que te imponga las normas ni te dicte el modo en el que dosificas el tiempo. ¡Genial! estás en tu casa y puedes trabajar cuando y cuanto te dé la gana, pero… tu trabajo también está allí. Estás en una relación que no distingue espacio ni tiempo. Para darle un toque de dramatismo, es muy probable que trabajes solo y no cuentes con cierto trato humano que podría potenciar tus ideas.

Quizás no sea necesario que imagines ninguno de los dos escenarios planteados aquí arriba. Es muy probable que te pliegues con alguna de estas modalidades de trabajo, y que en realidad se trate de situaciones que te toca vivir y no suponer. Probemos, entonces, con una tercera posibilidad.

Suponte que tienes la opción de asistir a una oficina distinta en la que no es necesario cumplir con un horario (puedes ir dos horas un día, cuatro el otro o 12 en aquellas jornadas de inspiración); un lugar flexible que cuenta con facilidades para desempeñarse y reúne a otras personas, que pueden provenir de distintos rubros y especialidades, que estén en tu misma situación. Imagina que se trata de un punto en cual convergen individuos con iniciativa e ideas que buscan formar un grupo o, simplemente, un lugar descontracturado en el que trabajar sin la opresión del cronograma establecido.

Dejemos de suponer. Esto último existe y tiene nombre: el co working plantea una tercer alternativa a los clásicos modelos laborales. Aquí, las relaciones humanas, la flexibilidad y la generación de ideas son bastiones indiscutidos. “Sinergia”, en una sola palabra.

Nacimiento y presencia en Latinoamérica

Luego de trabajar un tiempo en un mismo apartamento junto a otros colegas, Brad Neuberg, un programador de San Francisco, hizo caso a su intuición y decidió formalizar esta modalidad laboral. En 2006, él y otros socios abrieron Citizen Space, el primer centro de cotrabajo en el mundo. Esta novedad se transmitió rápidamente, y la respuesta fueron réplicas de esta moda en Alemania, España, Japón, Reino Unido, Rusia y demás naciones.

Latinoamérica ya dijo presente: esta tendencia de compartir espacios de trabajo comunitarios, multidisciplinarios y de horarios variables puede resultar relativamente nueva, pero ya tiene varios adeptos en la región. Desde México aparecen 3er espacio y Coworking Monterrey como exponentes, y Brasil ofrece, desde San Pablo, un espacio como Pto de contato, que abrió en 2008 para convertirse en un enclave importante de la tendencia.

Desde Colombia, René Rojas, fundador y CEO de Hubbog, analiza el éxito de esta fiebre: ”

El coworking ofrece una solución para el problema de aislamiento que sufren muchos emprendedores y profesionales independientes que traen consigo la experiencia del trabajo en casa. Bajo el modelo de trabajo al que llamamos coworking muchas veces se da la maduración de la idea del profesional pasando de ser un solopreneur a entrepreneur”.

En Argentina también hay fuerte evidencia de este rubro. Los locales se reparten en diversos puntos del país: La MaquinitaAreatres Njambre pisan fuerte, pero el paradigma de crecimiento lo porta Urban Station, que pegó un salto con respecto a sus colegas y llevó su presencia hacia varios puntos de la región.

Florencia Faivich, una de las socias fundadoras, explica: “De entrada, nuestra idea fue armar una red y no algo que se limitara a Buenos Aires”. Comenzaron en 2009 con una sede en el barrio de Palermo, y, a través del formato de franquicias, lograron replicar el modelo de Urban Station en Chile, Colombia, México y Turquía.

Agrega que esta idea se fundamenta en el cuestionamiento a los modelos de vida clásicos: por un lado, es difícil lograr que alguien quiera pasar todo el tiempo en una oficina, pero el trabajo en casa puede resultar insuficiente y carecer de interacción humana. “Quien asiste a Urban convive con gente de distintas actividades que comparten una forma de trabajar. Propiciamos el acercamiento y permitimos la formación de comunidades para resolver necesidades”, detalla Faivich.

La socia fundadora reconoce los puntos fuertes de este sistema y considera que se trata de un modelo que se va acentuar con el correr del tiempo: “Esto tiene impacto en el frente económico, porque las oficinas pueden ahorrar espacio y gastos al permitir que sus empleados pasen tiempo fuera de los edificios; social, ya que para el trabajador es importante que su tiempo se vuelva más productivo; y logístico, porque las nuevas estaciones de trabajo pueden encontrarse más cerca y significar un ahorro de minutos de viaje y gastos de transporte”.

La razón de ser de Urban Station, en palabras de Florencia Faivich: “Unimos la informalidad de sentirse en un bar con todos los servicios de una oficina”.

Piloto 151: La génesis del co working en Centroamérica

Luego de vivir más de diez años en el exterior, Sofía Stolberg regresó a su Puerto Rico natal y comenzó a trabajar desde su casa. Contaba con todas las comodidades, pero también contaba con un gato que se paseaba por todos lados y que, en más una ocasión, se interponía entre ella y su computadora en plena videoconferencia laboral. Este tipo de pequeños hechos le hicieron comprender que el trabajo desde el hogar afectaba su máxima productividad y que tenía que generar una contra propuesta.

Tomó la decisión de aplicar aquello que había visto durante el tiempo que estuvo fuera de su tierra, y dedicó, junto a su hermano Juan Carlos, sus energías para que Puerto Rico pueda cantar ‘presente’ en el mundo del coworking. Hacia finales de septiembre, Piloto 151 abrirá su primera sede en San Juan.

 

La fundadora explica qué los motivó a formar este espacio: “Piloto 151 nació de una necesidad personal y de una oportunidad que identificamos en el mercado. Buscamos alternativas que nos permitieran la flexibilidad de alquilar escritorios mes a mes, pero todos los espacios que encontramos eran más bien oficinas tradicionales, no coworkings como los que habíamos visto en Nueva York, San Francisco y otras ciudades internacionales que enfatizan las conexiones de negocio, la colaboración entre miembros y la creación de una comunidad”.

Al tratarse del primer ámbito de coworking en Puerto Rico, las impresiones del entorno y los interesados resultan importantes. En este sentido, Sofía agrega que han recibido todo el apoyo de la comunidad startup desde el comienzo y que, aunque aún no hayan abierto las puertas al público de manera formal, ya hay “más de cinco startups que han reservado sus espacios y muchos más que han expresado interés en ser miembros”.

Si bien se trata de un proyecto que está terminándose de gestar, Stolberg se permite vislumbrar la potencial presencia de Piloto 151 en otros lugares: “Ya estamos planificando nuestra expansión y estamos poniendo la mirilla en algunos mercados en específico donde entendemos que nuestra marca y nuestra oferta podrían tener éxito. Aún es demasiado prematuro para hablar más concretamente sobre el tema, pero es algo que estamos trabajando”.

 

“Para nosotros Piloto 151 es una manera de seguir probando que sí podemos ser colaborativos. Si un emprendedor puertorriqueño es exitoso, todos gozamos de ese éxito”, Stolberg resume la esencia de esta iniciativa.

La energía y los gastos también se comparten

El coworking es parte del movimiento del consumo colaborativo, que propone compartir no sólo trabajo o emprendimientos sino también otros tipos de necesidades.

Otra gran área de desarrollo es el transporte: desde México hasta Argentina, las opciones de movilidad compartida se multiplican en la región. CarrotVayamos juntosZazcarA Dedo y Easy Way son algunas de las integrantes de esta lista. Como el tema no termina allí, si quieres conocer más sobre las distintas formas de consumo colaborativo, puedes complementar el recorrido coneste artículo.